Rellena, alarga o arquea tus cejas, y conseguirás agrandar tus ojos, intensificar tu mirada y rejuvenecer tus rasgos.

Rellena, para rejuvenecer:

Ya sea por la depilación excesiva, porque tus cejas naturales no son muy tupidas o porque tienen áreas despobladas, rellénalas con un lápiz o con un rímel para cejas.

Alarga, para enmarcar:

Para mujeres cuyo rostro es muy redondo. Para calcular se dibujan dos líneas imaginarias que nacen en la aleta de la nariz y la unen con el lagrimal y con el extremo exterior del ojo. Así sabrás cuál debe ser el principio y final de la ceja. Para conseguir este efecto maquíllalas con un lápiz de cejas y difumínalas con un pincel.

Arquea, para agrandar:

Un trazo ligeramente arqueado amplía la mirada y da una impresión más despierta. Busca la curvatura que más te favorezca, siguiendo la que naturalmente tengas, y utiliza lápices para definirla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *