Las características genéticas de la persona, la época del año y la ubicación geográfica determinan el factor de protección solar en cada momento.

El sol no solo es lúdico y agradable en verano, sino que también es saludable tomarlo durante todo el año por la importancia que tiene en el ciclo de la vitamina D. Sin embargo, conviene moderar la exposición a tiempos limitados y si se va a estar un buen rato bajo su radiación, lo mejor es protegerse con las cremas adecuadas. A este respecto, ni todas sirven para todos ni debemos usar las mismas durante todo el año o en cualquier parte del mundo.

Por ejemplo, si estamos en un país tropical la radiación es superior que en el norte de europa o el mediterráneo. Y los mismo sucede con la altura: a 2000 metros deberemos protegernos con más rigor. A continuación se dan una serie de pautas que nos pueden ayudar a escoger no solo la crema solar que mejor nos proteja, sino también la que nos salga más rentable o se aplique de manera más eficaz.

1. Valorar el fototipo

El fototipo es importante, ya que es el perfil de la persona que define cómo va a responder ésta frente a la exposición al sol. Los dermatólogos han determinado seis fototipos básicos:

  • Fototipo I Piel muy clara, de color blanco-lechoso, con pecas, ojos azules y pelirrojos, que se quema fácilmente, nunca se broncea y es muy sensible al sol.
  • Fototipo II Piel blanca y pecas, pelo rubio y ojos azules; se quema con facilidad y casi no se broncea.
  • Fototipo III Piel blanca, con el color de ojos azul, verde, miel o castaño y pelo de distintas tonalidades de marrón; se quema y se broncea de forma moderada.
  • Fototipo IV Piel ligeramente amarronada, con pelo y ojos oscuros; se quema poco y se broncea con facilidad y de inmediato al exponerse al sol.
  • Fototipo V Piel oscura; es raro que se queme, se broncea con facilidad y de manera inmediata al exponerse al sol.
  • Fototipo VI Piel negra; nunca se quema y siempre presenta reacción de pigmentación inmediata.

Cada fototipo precisa de una crema con un factor de protección diferente según la época del año y el nivel de insolación diario. Por ejemplo, las personas de fototipos I y II, precisarán protección solar todo el año, especialmente en la cara, nuca y orejas, mientras que las del fototipo III la precisará a partir de primavera y en los primeros meses de otoño.

Las personas de los fototipos superiores (V y VI), no la precisarán salvo en verano y en exposición directa al sol, mientras que las del fototipo IV pueden precisarla en la cara y brazos en verano y especialmente si viajan o residen en paises tropicales. Pero además del fototipo, deberemos tener en cuenta el factor de protección solar o FPS.

 

 

2. ¿Qué es el FPS?

El factor de protección solar (FPS) es una clasificación que sirve para calcular el tiempo que nuestra piel puede estar expuesta a la radiación solar sin quemarse. Por ejemplo, las personas de los fototipos I y II tardan de dos a tres minutos en quemarse. Una crema de FPS de 10, les hará resistir sin lesiones cutáneas entre 20 y 30 minutos.

Si el factor es de 15, aguantarán entre 30 y 45 minutos.

3. El FPS no lo es todo

Una persona del fototipo IV, quizás el más normal en el área mediterránea, puede aguantar unos 30 minutos a pleno sol sin quemarse. En teoría le bastaría con cremas con FPS de 10 para poder pasar hasta cinco horas bajo el sol en pleno verano. Pero la cosa no es tan sencilla y aunque no se quemase, esta persona podría sufrir una insolación severa o golpe de calor, ya que son demasiadas horas.

Por lo tanto, el FPS es una medida orientativa pero no infalible. Además, no se debe olvidar el rango o espectro de radiación que las cremas protectoras cubren. Una crema de amplio espectro cubre contra aproximadamente el 93% de las radiaciones ultravioleta UVA, pero cuanto mayor sea el FPS más amplitud de protección tendrá.

Así, un filtro solar de índice 15 protege en un 93% de los rayos ultravioleta, mientras que los de FPS 30 protegen en un 97%, los de FPS 50 protegen 98%. Por lo que en verano los dermatólogos recomiendan como mínimo usar cremas con FPS 30 y FPS 50 para la cara y zonas sensibles.

4. El tipo de envase también cuenta

El envase de una crema es importante en cuanto a que debe protegerla del calor y la radiación, de modo que dure más tiempo en óptimo estado de conservación, así como que la haga transportable y cómoda de almacenar. Deben ser opacos, ya que protegen del calor, para que no se descomponga la emulsión cremosa.

Para el cuerpo puede usarse un dispensador de spray, pero en la cara, el cuello y orejas se recomienda la aplicación manual de emulsiones cremosas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *