BROCHAS DE MAQUILLAJE; ¿PARA QUE SIRVEN CADA UNA?

Lo primero a tener en cuenta es que, dentro de cada tipo de pincel, hay dos longitudes de pelo; si es más corto y denso coge más cantidad de producto, mientras que si es más largo permite un mayor difuminado.

Una vez se tiene esto claro, hay que diferenciar por partes del rostro.

Brochas de maquillaje

Para aplicar la base de maquillaje tenemos dos opciones: la mofeta y la lengua de gato.

La brocha mofeta (izquierda) es perfecta para las bases en polvo. La mezcla de pelo sintético y natural proporciona un acabado ligero y fresco, ideal si lo que buscas es que no se note el maquillaje.

Por otro lado, la brocha lengua de gato (derecha) es muy útil para las bases líquidas o en crema. Gracias al corte redondeado de sus pelos evitará que queden en tu rostro rayas de pinceladas, extendiendo todo de manera uniforme.

Polvos y colorete

Para sellar tu rostro con polvos compactos después de la base, incluso si simplemente aplicas eso, la brocha “kabuki” (izquierda) es la idónea. En un principio, este estilo de brocha era de mango corto, por lo que no a todo el mundo le resultaba cómoda. Pero hoy en día, ya podemos encontrarla con mangos más largos que nos permitan un mejor agarre.

En cuanto a la brocha de colorete, es importante que el pelo sea suave y largo para que difumine bien el producto.

Pinceles para ojos

El sector de los ojos es algo más complicado.

Empezando desde la izquierda, el primer pincel es el del contorno de ojos. Son planos y compactos, para ayudar a plicar de manera localizada.

El biselado, sirve para marcar profundidad en los ojos con una sombra más oscura de la que hemos utilizado en el resto del párpado.

El siguiente se conoce como lengua de gato. Es igual que la hemos visto para la base de maquillaje, solo que el tamaño es más pequeño y sirve para extender el producto. Si sólo quieres una brocha para ojos, sin duda, debe ser ésta.

Por último, tenemos el pincel delineador. Los productos delineadores suelen venir con el aplicador incluido, por lo que es el menos común. Aun así, es bueno que lo conozcas porque existen productos que su aplicación lo requieren.

Cejas

Si no quieres tener mil pinceles para cada producto, los que son dobles son muy prácticos.

En este caso, por un lado tiene un pincel con el que podrás rellenar los huecos y que tus cejar parezcan más densas. Y por el otro lado, un goupillon para peinar los pelillos más rebeldes.

Labios

Esta brocha con punta de flecha es perfecta para dibujar la forma de tus labios y rellenar hasta el último hueco.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *