Envuélvete en un mar de sensaciones con los diferentes tipos de barros que disponemos; de chocolate, de oliva, fango negro, fango marino, de vino, del mar muerto… cada uno con sus respectivas propiedades.
Aplicamos el lodo por todo el cuerpo y se deja a la persona envuelta durante 20 min., para que penetren las propiedades del barro a través de los poros de la piel. Una vez hecho el efecto, se continúa con una ducha refrescante y se termina con un masaje por todo el cuerpo con un aceite de aromaterapia, con el aroma que más te guste.
Proporciona bienestar y relajación general, relaja la musculatura y aporta las propiedades y minerales del barro.