Un tratamiento para proporcionarte bienestar y relajación general, sintiendo además tu piel suave e hidratada, con el aporte de minerales de las sales y la eliminación de las células muertas.
Después de realizar la exfoliación en cuerpo y rostro, se continúa con una ducha fría y se termina con un masaje corporal y facial con un aceite de aromaterapia, pudiendo escoger el aroma que más te guste.