La cavitación es uno de los tratamientos más efectivos para combatir la grasa localizada. Va a lograr romper las moléculas grasas y expulsar su contenido al exterior, primero por el sistema linfático y posteriormente por las vías urinarias.

4 pasos que debes de seguir para lograr una pérdida de grasa efectiva:

  1. Tras la sesión de cavitación, una parte de la nueva sustancia grasa va a ser metabolizada de forma natural, evacuándolo por la orina para lo cual deberás beber abundante agua.

  2. Otra parte de la grasa te ayudaremos a eliminarla nosotras en el centro, mediante un drenaje linfático.

  3. En casa, deberás utilizar un cosmético reductor, que ayudará con la eliminación de la grasa.

  4. Hay una parte de la grasa que debes consumir tú mediante algo de ejercicio físico y evitar que nuevas grasas se incorporen al cuerpo, es decir, debes mantener una dieta saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *